Notas

Encuentro de mujeres

La Potencia de las Mujeres

Por Docentes de la UNAJ

Durante tres intensos días -8, 9 y 10 de octubre- miles y miles de mujeres se dieron cita en la vieja Ciudad de Rosario para realizar el 31° Encuentro Nacional de Mujeres. Una heterogeneidad de voces, historias y cuerpos se encontraron para expresar necesidades y deseos acallados o reprimidos por una sociedad patriarcal. La palabra “Sororidad” quedó como marca de esta experiencia común compartida que retumba, porque implica un posicionamiento político y personal, afectivo. Las docentes de la UNAJ, Laura Bagnato, Taly Baran, Adriana Galizio, Victoria Gagliardi, Nora Otero, Luciana Perez y Mariela Solana estuvieron en el Encuentro y escriben para Mestiza.

“Somos muchas, no tenemos miedo”
(Uno de los graffitis que decoró la ciudad rosarina).

El Encuentro Nacional de Mujeres (en su versión 31°) realizado en la Ciudad de Rosario supuso un espacio de discusión horizontal y autogestionado en donde las mujeres de la Argentina, Latinoamérica y el mundo, en su diversidad y heterogeneidad, nos juntamos a debatir, disfrutar, crecer, acompañarnos y enriquecernos durante tres días.

La propuesta de este año fue discutir a partir de 69 talleres (cada uno con temáticas distintas) sobre las problemáticas que atraviesan nuestros cuerpos como mujeres y la urgencia de nuestra actualidad. Dichos debates permiten poder posicionarnos distintas, más conscientes a partir de la construcción colectiva del conocimiento, la circulación de la palabra, el respeto y la hermandad (que entendemos como Sororidad). Y como se dijo durante todo el encuentro: “Ninguna mujer vuelve igual después de haber participado de un Encuentro”.

A su vez, podríamos decir que este espacio supone una instancia pedagógica intensa y afectiva en la que sin importar la procedencia, experiencia, formación y trayectoria se pondera la escucha, la experiencia y la palabra. Fuimos miles y la potencia de nuestras experiencias y demandas aumenta, se cristaliza y solidifica en nuestros cuerpos, en nuestras miradas; en nuestras formas de vincularnos entre nosotras y con los otros. Crecemos, nos expandimos y nos fortalecemos en un tiempo en donde la respuesta represiva del patriarcado ataca con femicidios y trasvesticidios todos los días como la forma más brutal de querer silenciarnos. La evidencia del recrudecimiento de la violencia hacia las mujeres organizadas fue la represión por parte de la policía. Represión (violencia estatal) que repudiamos y de la que exigimos que se investigue y se sancione a los responsables.

Fuimos miles, casi 100.000 mujeres que pasamos durante esos tres días por los talleres y cerramos el Encuentro con una marcha intensa, hermosa, creativa y alegre que recorrió la ciudad. Juntas, caminamos las calles unidas bajo la consigna de hacernos escuchar. Nos mostramos colectivamente aullando y gritando nuestras verdades tantas veces acalladas, y también dejando marcas en las paredes, que seguramente habrán rozado algunas conciencias.

latinoamérica feminista

Desde ADEIUNAJ (CONADU-CTA), colectivo sindical que nos nuclea, nos propusimos poder abordar diversas temáticas planteadas en los talleres para poder enriquecer nuestra práctica y replicar aquellas experiencias en nuestro territorio y en nuestras aulas con lxs estudiantes y compañerxs. Participamos de los talleres de Educación Sexual Integral, Estrategias para la legalización del Aborto, Mujer y Estudios de Género, Mujer y Feminismo, Mujer y Migraciones, Mujer y Políticas del Cuerpo, Mujer y Universidad, Mujer y Educación, Mujer y Ciencia y Técnica, Mujer y Religiones, Mujeres y Medios de Comunicación y Mujeres Trabajadoras Sexuales.
En estos talleres tuvimos la oportunidad de compartir experiencias y debatir con mujeres que viven, militan y trabajan a lo largo y a lo ancho del país. Encontrándonos en la palabra pudimos reconocer discusiones siempre presentes.

Conversamos acerca de la necesidad de fortalecer políticas de educación y salud que faciliten el acceso a derechos reproductivos y humanos, como el de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos. En este sentido, el debate por el aborto libre, seguro y gratuito se hizo presente en muchos espacios con la preocupación constante por el enorme número de mujeres que son violentadas y mueren cada año. Un notable avance es que en los talleres que asistimos, el aborto legal, seguro y gratuito era una demanda consensuada por todas las presentes, reflejando el cada vez más fuerte reclamo social y la necesidad de su tratamiento parlamentario. También discutimos acerca de distintas estrategias para el acceso al aborto seguro y a información confiable, feminista y actualizada sobre el tema, para lo cual es imprescindible estar cada vez más conectadas con las redes, instituciones y organizaciones sociales locales que trabajan para garantizar este derecho.
Los nombres propios nos nombran a todas: Belén, Susana, Melisa. Presas por haber tenido un aborto. Una lucha que se enciende mientras hay vidas de mujeres que se truncan por no tener acceso a la salud, o porque a veces el miedo a la violencia institucional hace que les dé vergüenza ir a un hospital cuando más lo necesitan.

Haber vivido estos debates nos hace volver movilizadas, conmovidas. Y cuando algo se mueve adentro, una deja de ser la misma que era. Volvemos con el cuerpo cansado y extasiado de tanta intensidad. Más grandes, más fuertes… distintas. Con la convicción de seguir profundizando nuestra tarea como docentes y como mujeres. Hay enormes objetivos por los que seguiremos luchando, entre los que se destacan: la legalización del aborto, seguro y gratuito; la demanda de un presupuesto estatal que asegure el funcionamiento de los programas que atienden a las víctimas de la violencia machista; la efectivización de los programas de prevención y erradicación de la violencia machista; la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral en todas las instituciones educativas a lo largo y ancho del país; la liberación de Milagro Sala; la reglamentación del cupo laboral trans; los derechos laborales para las trabajadoras sexuales; una mayor participación de las mujeres en los sindicatos y partidos políticos (y la garantía de su participación). Luchas que hacen de nuestra Patria una Patria Justa, Libre y Soberana!

Queremos que nuestras voces organizadas en las distintas y diversas consignas se escuchen, se internalicen en nuestras prácticas, se expandan y generen un cambio cultural. Sin embargo, durante los días que se sucedía el Encuentro mataron brutalmente a Lucía Pérez en la ciudad de Mar del Plata. En Lucía reconocemos, como en cada una de las mujeres que mueren por violencia machista (Femicidio), el ensañamiento contra las mujeres, un ensañamiento que se profundiza cada vez que los medios de comunicación evitan el uso de la palabra “femicidio” y culpabilizan a la víctima centrándose en sus hábitos y conductas. En Lucía, como en cada una de las mujeres muertas, entendemos el recrudecimiento de la violencia como la forma de querer silenciarnos y atemorizarnos.

Nos hubiera encantado terminar este artículo despidiéndonos hasta el próximo Encuentro. Sin embargo, nos urgió volver a encontrarnos para seguir exigiendo al Estado Nacional, los estados provinciales y municipales políticas que nos consideren iguales en el acceso a los derechos políticos, sociales, de desarrollo profesional y paridad salarial, que se reconozca el aporte de las mujeres en la economía productiva y que se ponga un freno a la cruel sucesión de femicidios: Marcela Crelz, Lucía Pérez, Marilyn Méndez, Samantha Yoerg, Natalia Padilla y Beatriz Valencia Parra.

Esta vez el reclamo fue bajo la forma de un paro: Paro Nacional de Mujeres, algo inédito en la Historia Argentina. En todas las plazas a lo largo y ancho del país, y en otros países de Latinoamérica y el mundo, miles de mujeres nos juntamos, nos fortalecimos, nos acompañamos con la intención de visibilizar las problemáticas que nos atraviesan y con la urgencia de frenar la violencia hacia nuestros cuerpos.

Fuimos miles de mujeres que durante toda la jornada, conmovidas, a pesar de la lluvia y el frío nos reunimos después de una jornada exitosa de paro para marchar a Plaza de Mayo y a todas las plazas del país para seguir exigiendo: ¡Basta de violencia machista! ¡Basta de matarnos! ¡Vivas nos queremos!

mi cuerpo

Ma. Laura Bagnato – Taly Baran- Adriana Galizio – Victoria Gagliardi – Nora Otero – Luciana Pérez – Mariela Solana (Docentes de la materia Prácticas Culturales – UNAJ / ADEIUNAJ – CONADU)

Comments are closed.